Ni un niño sin desayuno

Reparto de desayunos gratuitos en barrios desfavorecidos

 

 

El proyecto de intervención "Ni un niño sin desayuno" se inicia en junio de 2016 en el barrio de Orriols. Posteriormente esperamos extenderlo a otros barrios de Valencia.

Los nutricionistas insisten en la importancia de un buen desayuno para mantener la salud y la energía a lo largo del día, especialmente en periodos de alta actividad física y en menores por los requerimientos extra del crecimiento.

Todos estamos familiarizados con el dicho: “El desayuno es la comida más importante del día“. Hay mucho de verdad detrás de esta sentencia. Desayuno literalmente significa “romper el ayuno”, ya que la mayoría de las personas no han comido durante al menos 8 o 10 horas. Para los niños, que comen su cena temprano, este período puede ser incluso más largo.

El desayuno es fundamental para reponer las reservas de energía agotadas, para poner el metabolismo en marcha y empezar el día. De acuerdo con estudios recientes, muchos niños inician la jornada escolar con el estómago vacío, lo que hace más probable que estén cansados, de mal humor e irritables en la escuela. También encontrarán más difícil concentrarse en un momento en que están aprendiendo un montón de cosas nuevas.

Por desgracia, son muchas las familias del barrio de Orriols que por extremas dificultades económicas o por falta de tiempo (debido a horarios de trabajo... etc) no pueden atender como es debido esta necesidad básica de los pequeños. 

Desde la asociación Actiyam queremos ayudar en lo posible a estas familias, mediante el reparto selectivo de desayunos a niños/as en riesgo de exclusión social.

El proyecto de intervención trata fundamentalmente de repartir un desayuno saludable (zumo o batido, con pieza de fruta o de panadería) a niños en los centros escolares, siempre coordinados con el profesorado y la dirección del Centro. 

Este reparto será acorde a las necesidades específicas de cada zona, pudiendo atenderse en tres variantes:

1)- Reparto a todos los niños/as de ciertos niveles educativos.

2)- Reparto a los menores cuyos educadores consideren que tienen mayor necesidad de este apoyo.

3)- Reparto a las familias por derivación desde Servicios Sociales.


El desayuno del niño debe ser fácil, cómodo, nutritivo y delicioso. Al mismo tiempo se tratará de inculcar a los menores la importancia de mantener este habito, si es posible siempre a la misma hora.

En casos en que la familia necesite un apoyo más continuado, se les pondrá en contacto con otros recursos (servicios municipales y de otras ONG) que puedan mejorar la cobertura asistencial a todos los niveles .


A partir del curso 2016/2017 se ampliará progresivamente la frecuencia y número de desayunos, de forma que cada vez podamos llegar a más familias hasta alcanzar el objetivo final del proyecto de intervención: que en el barrio de Orriols no haya ningún niño sin desayuno.

 

Síguenos: